Sin categoría / ¿Cómo interpretar las noticias?

¿Cómo interpretar las noticias?

En esta época de incertidumbre, nuestro seguimiento de redes está saturado por un exceso de información, y nos encontramos desconcertados ante la pregunta sobre qué es confiable y qué es fake news. En este breve artículo, damos una serie de pautas y recomendaciones para interpretar las noticias por medio de la estructura argumentativa, las cuales nos pueden ayudar en nuestro recorrido.

Cuando queremos interpretar las noticias, debemos estar atentos a la estructura argumentativa presentada en ellas y a los elementos que la componen. Comencemos con un ejemplo. Haciendo una búsqueda de redes rápida, hallamos que se encuentra en boga el artículo del New York Times sobre el incremento de la demanda de resultados operativos al Ejército Nacional de Colombia[1]. ¿Cuáles son las estrategias que nos sirven para interpretar las noticias y determinar si es confiable este artículo?

En primer lugar, es necesario buscar la hipótesis central de la noticia, es decir, la afirmación base sobre la cual se construye todo el texto. Para identificar la hipótesis central, resulta útil la pregunta ¿Qué es lo más importante del texto, aquello que quiere resaltar el autor a manera de conclusión? En nuestro caso particular, podríamos enunciar la hipótesis central así: Hay nuevas políticas al interior del Ejército Nacional parecidas con aquellas que dieron lugar a los llamados falsos positivos a mediados de la década de los 2000.

En segundo lugar, debemos buscar las hipótesis secundarias que sustentan esa hipótesis central, es decir, las afirmaciones que permitirían creer en la base del texto. Aquí, podemos hacernos la pregunta ¿En qué se basa el autor para afirmar lo que afirma en la hipótesis central? Para la hipótesis central enunciada en el párrafo anterior, podríamos decir que la hipótesis secundaria que la sustenta es la siguiente: El general mayor Nicacio Martínez Espinel les ha ordenado a las tropas del Ejército Nacional duplicar el número de presentaciones voluntarias, capturas y muertes de organizaciones criminales.

La anterior es una hipótesis justamente porque no es algo que el autor logró saber de forma directa por medio de sus sentidos, sino el resultado de un proceso mental. Entonces, para convencer a la audiencia a la cual quiere llegar de la verdad de esta hipótesis, en la estructura argumentativa, el autor debe recurrir a una serie de evidencias factuales, las cuales la refuerzan y le dan credibilidad[2].

Lo siguiente que debemos hacer, para interpretar las noticias, es buscar estas evidencias factuales. Con evidencias factuales, nos referimos a aquellas afirmaciones que tratan sobre algo concreto: un evento, un documento, un objeto de la realidad, un acto de habla, etc.[3] En el caso del artículo del New York Times, podemos identificar cuatro evidencias factuales principales: (a) existen testimonios de altos oficiales del ejército quienes mencionan presiones para aumentar el número de operaciones exitosas; (b) existe un documento de enero de 2019 con el asunto Planteamiento de objetivos 2019, en el cual se les solicitaba a varios generales y coroneles del país enumerar la cantidad de afectaciones a grupos criminales en 2018 y proyectar ese número en el 2019; (c) existe un documento del 19 de febrero de 2019 titulado Cincuenta órdenes de comando, en el cual se afirma que “Hay que lanzar operaciones con un 60-70 por ciento de credibilidad y exactitud”; y (d) existe una orden escrita del general mayor Nicacio Martínez Espinel de enero de 2019 en el cual solicita que los altos comandantes del Ejército Nacional dupliquen el número de afectaciones en comparación con el año pasado.

Debemos resaltar que las evidencias factuales no son las cosas en sí, sino la afirmación de que dichas cosas existen. Las cosas en sí sobre las cuales tratan las evidencias factuales son las evidencias empíricas. En el caso de las evidencias factuales anteriores, las evidencias empíricas son los testimonios y los documentos físicos. Entonces, lo último que debemos hacer es buscar las evidencias empíricas y ver si corresponden con las evidencias factuales presentadas.

Una vez hayamos identificado todos estos elementos, con base en ellos, debemos hacer una lectura juiciosa y hacernos preguntas sobre la calidad de la estructura argumentativa para lograr interpretar las noticias correctamente: ¿las hipótesis secundarias permiten afirmar la hipótesis central?, ¿las hipótesis tienen coherencia entre sí?, ¿las evidencias factuales son suficientes para sustentar las hipótesis?, ¿se pueden recuperar las evidencias empíricas?, etc. Entonces, al interpretar las noticias de esta forma, podremos decidir si la estructura argumentativa es adecuada y si la noticia es confiable.

En la noticia del New York Times, podemos decir que la hipótesis secundaria es capaz de sustentar la hipótesis central (si bien haría falta un análisis comparativo con el fenómeno de los falsos positivos en la década de 2000 para complementarla) y que las evidencias factuales son coherentes con la hipótesis secundaria. Con respecto a las evidencias empíricas, mencionamos que (a) los documentos titulados Planteamiento de objetivos 2019 y Cincuenta órdenes de comando han sido develados al público y su contenido corresponde con lo mencionado en la noticia[4]; (b) por razones éticas, el autor de la noticia no debe develar los testimonios ni las fuentes que solicitaron permanecer anónimas, por lo cual sería problemática su recuperación; y (c) no se ha develado la orden escrita en la cual el general mayor Nicacio Martínez Espinel solicitó la duplicación de las afectaciones a organizaciones criminales.

En este caso, podemos afirmar que la estructura argumentativa de la noticia nos permite creer en su confiabilidad, pero advertimos que se debe atender al desarrollo de la misma, puesto que la evidencia empírica clave (la orden escrita) no se ha dado a conocer, y esta puede, bien sea verificar la confiabilidad de la noticia, bien sea desmentirla, bien sea dejarla en entredicho. Esta verificación constante es indispensable al momento de interpretar las noticias, puesto que estas siempre están cambiando y pueden añadir nuevos matices en nuestra lectura.

Estos elementos también nos permiten identificar e interpretar las noticias en las que no se puede confiar (también llamadas fake news). Por ejemplo, cuando el Consejo de Estado falló sobre la inhabilidad del senador Antanas Mockus, el portal de Las2Orillas publicó una noticia en la cual afirmaba que el excandidato Oswaldo Ortiz perseguía la curul del senador inhabilitado con este acto (hipótesis central)[5]; sin embargo, el medio no suministró mayor sustento más allá del hecho de que había sido el abogado de Oswaldo Ortiz, José Abuchaide, quien presentó la demanda contra Antanas Mockus (evidencia factual). En este caso, lo primero no se sigue de lo segundo, por lo cual el autor del artículo debió partir de una estructura argumentativa más robusta, con hipótesis sólidas y evidencias pertinentes.

En conclusión, por medio de la identificación y la valoración de la estructura argumentativa de una noticia, podemos tener indicios sobre su confiabilidad. Con estos elementos, podemos interpretar las noticias de forma adecuada.

[1] Nicholas Casey, “Las órdenes de letalidad del ejército colombiano ponen en riesgo a los civiles, según oficiales”, New York Times, 18 de mayo, 2019, https://nyti.ms/2HpYkNc

[2] En ocasiones, las evidencias factuales no refuerzan una hipótesis secundaria, sino una hipótesis central directamente.

[3] Un ejemplo de evidencia factual sería El gato es marrón.

[4] “Los documentos que generaron alerta sobre supuesto regreso de falsos positivos”, Blu Radio, 20 de mayo, 2019, https://www.bluradio.com/nacion/los-documentos-que-generaron-alerta-sobre-supuesto-regreso-de-falsos-positivos-214936-ie5826373

[5] “Oswaldo Ortiz el cristiano del Centro Democrático que estaría detrás de la curl de Mockus”, Las2Orillas, 12 de abril, 2019, https://www.las2orillas.co/oswaldo-ortiz-el-cristiano-del-centro-democratico-que-reemplazaria-mockus/

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *